15 septiembre 2015

Y la bestia se despertó



Había nervios. Había dudas. Después del mal comienzo liguero no las tenía la afición todas consigo para este partido de Champions. Ambiente de gala, como no podía ser de otra manera, en nuestra vuelta la máxima competición europea y aparte de los nervios y las dudas también cierto optimismo siendo conscientes del equipazo que tenemos y al que tan sólo hay que darle tiempo para que carbure como, por ejemplo, lo ha hecho esta noche.

Los alemanes sabedores del potencial sevillista se encierran atrás desde un principio dando campo al Sevilla para que haga de las suyas y pronto comienza. Minuto 4´ balón al palo de Vitolo y Reyes a las nubes en el rechace. No salían de la cueva los teutones y así difícilmente nos podrían hacer daño. El Sevilla con mucha paciencia se va al descanso con un injusto empate a cero a tenor de lo demostrado en los minutos iniciales....Y enrabietados por el resultado igualado sale en la continuación buscando dos jugadas seguidas y castigadas con penaltys, no voy a entrar en lo justo o injusto de las sanciones. Penalty. Gol de Gameiro. Penalty y al palo Gameiro. No nos descomponemos y por el contrario seguimos machacando al rival hasta que un tercer penalty lo transforma Banega imponiendo la lógica de un partido que desde principio a fin lo ha dominado el Sevilla. La rúbrica la pone Konoplyanka en el primer balón que toca al saltar al campo.

Tres puntos para empezar. Millón y medio de euros a las arcas. Pero, sobre todo lo más importante...la confianza y la unión equipo-afición que en los últimos partidos se estaba enfriando con quejas y críticas por parte de los cientos de entrenadores que pululan por las redes sociales.

Escrito por:

Trabajo en El Corte Inglés, Sociedad Anónima y colaboro en este blog desde el 2008.

Sígueme en: | Facebook | Twitter | Google+

Por favor, comente de acuerdo al tema del artículo.
Serán removidos todos los Comentarios con enlaces.
Si quieres recibir los nuevos comentarios marca "Avisarme"