06 junio 2011

Recuerdos de mi Infancia


Hoy me he levantado un poco meláncolico y escuchando a la más grande de las grandes,  Rocio Jurado con la canción "Que no daría yo", hay un estribillo que dice:
Que no daría yo, por escaparme
a un cine de verano
en donde alguien me diera
el primer beso de amor,
que no daría yo, por sentarme
junto a èl en ese parque
viendo como se ponìa el sol.


Y se me vino a la cabeza los cines de verano que perdimos y en los cuales pasábamos ratos de ocio, aplacando un poco la calor de estas propias fechas, y de camino, como no, intentando meter mano a nuestra chica del momento.
Recuerdo que por entonces, todo solar libre que había en Sevilla, se convertía con la llegada del verano, en cine.
Era una forma peculiar de sofocar la calor veraniega, ya que por entonces «No había dinero para veranear, ni aire acondicionado como ahora, no teníamos DVD, ni tantos canales de televisión. El cine de verano era la diversión por antonomasia».

Aunque en la historia del cine de verano sevillano destacan algunos como los de mayor tradición y los más importantes -Avenida de Verano en Triana, el Palmera, el de Santa Catalina y el Prado de San Sebastián- también se montaban cines como el Alfarería, Emperador, Evangelista, San Gonzalo y otros clásicos como el Ideal o el de Pio XII, entre otros, donde el búcaro de agua y las pipas hacían estragos.

yo en mi casa de vecinos
Por aquél entonces vivía yo en La Macarena, concretamente en la Plaza de San Gil, una casa de vecinos, que mi abuela compró, alquilando 3 habitaciones de las 7 que disponía la casa, donde la cordialidad reinaba por sí sola.
Mi abuela era de Lebrija, reino de los caracoles, por esa época, fruto del cual ganó un poco de dinero para comprar la casa y establecer su negocio. que aún perdura por generaciones.
Por aquél entonces, se podría contar con los dedos de la mano, los bares que ponían caracoles, habituándolos como hoy se ponen los altramuces en ellos, gratis, pero la vida cambia y esto de los caracoles más, ahora no hay bar que no los trabaje.

Pues sí, aún me acuerdo del cine Ideal, porque era el más cercano a mi domicilio, era un diario el ir con [email protected], a ver las clásicas películas del Oeste o de Bruce Lee, saliendo todos al finalizar la película, pegando tiros o pegando patadas, ja ja, !Que recuerdos!

¿Y tú te acuerdas de ellos?



Escrito por:

Mi nombre es Antonio, soy sobre todo Sevillista y apasionado con los blog desde el 2007.

Sígueme en: | Facebook | Twitter | Google+

3 comentarios

Soy Miguel
Yo voy al que esta en el cine de Montequinto no es como el de antes pero si es de verano

Joder Antonio, me has hecho hoy un poquito mas viejo de lo que era...
Que recuerdos...
Nosotros soliamos ir al Palmera.
Yo vivia en la Barriada de Elcano, muy cerquita, lo que son las cosas del campo del vecino...

Que recuerdos ANTONIO, que recuerdos...
Un fuerte abrazo amigo.

Yo solamente he ido a un cine de verano hace muchos años en Toledo. De su nombre, ni idea. En Tarragona nunca hemos tenido esos cines. Todos han sido de invierno, incluso en verano. Saludos


Por favor, comente de acuerdo al tema del artículo.
Serán removidos todos los Comentarios con enlaces.
Si quieres recibir los nuevos comentarios marca "Avisarme"