01 julio 2014

Verano loco



Llega el veranito, la "caló" y los dimes y diretes de, sobre todo, prensa escrita. Fichajes estrellas que nunca se producen, salidas de los clubes que no llegan jamás y muchos más bulos para tener a los aficionados contentos, entretenidos y airados en momentos cortitos de noticias deportivas una vez que la "colorá" ha sembrado la verguenza por tierras sudamericanas.

Entre todo este embrollo veraniego se me presenta una operación que no me resulta sorpresiva por lo que se trata sino por las formas.
Hablamos de Perotti. No vamos a descubrir nada si decimos que el monito no ha tenido suerte en el Sevilla. Grandísimo jugador, con maneras de estrella de alto standing, elogiado por casi todos y con un sentimiento enfrentado con la afición, el cual nunca entendí. Se quedó con toda la banda para él después de la desaparición de Puerta y la venta de Capel a la liga portuguesa y ni por esas pudo aprovechar el momento, las lesiones y la animadversidad de los aficionados terminaron de hundir a Diego que trató de resurgir desde sus inicios volviendo a Argentina e intentando demostrar allá el fútbol que todavía le queda, pero no, de nuevo las lesiones y la poca confianza de todos, empezando por el propio jugador, devuelven al pibe a Nervión, en donde se le busca salida a la desesperada incluso perdiendo un dineral millonario. No sé que ha podido pasar en realidad con esta estrella rota pero sí le deseo a Diego Perotti que triunfe el tiempo que le quede de pelotéo y que consiga encontrar en Genova o dónde sea la estabilidad emocional que aquí le ha faltado.

Por otro lado perdemos a nuestro mayor valladar en estas últimas temporadas, Iván Rakitic. Se va con vitola de grande y con deseos de no fastidiar lo que ya había fastidiado tiempo atrás. No comulgo con un futbolista que estaba negociando su futuro a espaldas del Club, aun quedándole un año más de contrato, primero con el Atco. de Madrid y luego con el Barsa, desde hace varios meses. Hablamos incluso de precontratos firmados y palabras dadas. Es una pena que estemos tan faltos de liquidez y tengamos que rebajarnos ante situaciones como estas en las que lo más sensato sería aguantar al futbolista y como castigo tenerlo todo el año viendo el fútbol desde la grada del Pizjuán, prohibiéndole los entrenos con el primer equipo. Escarmiento generalizado sería, pero lógicamente la necesidad de sanéo económico no nos permite actuar a las duras y sí a las medio maduras.
Encima se autoflagela de pena en la despedida y se atreve a dejar la puerta abierta de una vuelta cuando ya lo tenga todo acabado....¡¡¡cómo si nosotros fuéramos un asilo Sr. Rakitic!!!....
Bueno. Se les acaban las vacaciones y ahora toca preparar la Supercopa de Europa, aquella misma que le ganamos por goleada a los culés con Antonio Puerta como estrella y la misma que perdimos contra el Milán sin Antonio Puerta entre nosotros. Se la debemos a nuestro eterno 16. Así ....que a por ella.


Escrito por:

Trabajo en El Corte Inglés, Sociedad Anónima y colaboro en este blog desde el 2008.

Sígueme en: | Facebook | Twitter | Google+

Por favor, comente de acuerdo al tema del artículo.
Serán removidos todos los Comentarios con enlaces.
Si quieres recibir los nuevos comentarios marca "Avisarme"