19 febrero 2015

A base de corazón


Nadie nos puede quitar la ilusión y las ganas de presentarnos en Alemania con las espadas en todo lo alto, con el hándicap de llevar un resultado a favor y lo más importante, sin gol en contra lo cual si en tierras teutonas se da de nuestra parte nos pondría con un pie y medio en la siguiente ronda.

Después de una primera parte de tú a tú entre ambos equipos, quizás con más calidad por parte contraria que por la nuestra, sobre todo en el oficio y saber estar, tocándola de lujo y sin rifar balones, llegando arriba con muchísimo peligro y encontrándose siempre con un Sergio Rico bien colocado y ávido de reflejos.
Nos costaba llegar a puerta más por el buen hacer de la defensa que por errores nuestros, algo que en la segunda mitad cambió por completo y el Borussia perdió fuelle para que el Sevilla insuflara aire de donde no lo había para con más corazón que otra cosa nos plantáramos en el área rival llevando el "uy" a la grada de Nervión, sabedora de lo complicado del partido.

Muy bien Banega, perfecto. El argentino está sintiéndose a gusto y querido, algo importante para lucir de la mejor manera y la verdad que lo está consiguiendo con el paso de los partidos.
Difícil lo va a tener Emery cuando recupere a M´bia y tenga que decidir entre el moreno, Krychowiack e Iborra. Este último se está ganando un puesto fijo en el once cada partido, no sólo por sus actuaciones en defensa sino ya también por sus llegadas arriba, contadas como goles en varias ocasiones.
Partidazo de Fernando Navarro. El capitán se ha corrido su banda como si de un chaval de la cantera se tratase.
No quiero ni pensar que hubiera pasado si el partido se da con otras circunstacias adversas en el marcador, después de la tremenda pitada de la afición en el cambio de Reyes por Diogo. Tan sólo hicieron falta unos minutillos de nada para demostrarle a los más críticos cuanta razón tiene el que la lleva. Buscó el míster más profundidad en banda y más rapidez con Aleix de interior y Diogo doblándole. Y lo consiguió. Y calló muchas bocas, aunque aun habrá quien piense que fue suerte o que con el utrerano habría sido más abultada la victoria.

Uno - cero. ¿Corto?. ¿Suficiente?. Dentro de una semana lo veremos. La presión la tienen ellos ahora. Nosotros a verlas venir e intentar hacer lo que los alemanes no supieron en el Pizjuán....Gol.

Escrito por:

Trabajo en El Corte Inglés, Sociedad Anónima y colaboro en este blog desde el 2008.

Sígueme en: | Facebook | Twitter | Google+

Por favor, comente de acuerdo al tema del artículo.
Serán removidos todos los Comentarios con enlaces.
Si quieres recibir los nuevos comentarios marca "Avisarme"